La cara misteriosa de las grandes catedrales

El ayuntamiento de Manresa (ver enlace a: Ignacio, de Loyola a Manresa) en su afán de potenciar el turismo en su ciudad, ha emprendido una campaña de visitas guiadas a la Seu de Manresa para mostrar sus secretos escondidos (esotéricos, simbológicos, etc.) que complementa otra visita que hace tiempo que efectúan explicando la arquitectura y valores del edificio.
Hace unos años -el autor de este trabajo- había dado algunas conferencias en catalán sobre este tema y el resultado en formato "Power Point" terminó en el Blog pero no había demasiada explicación por lo que su lectura era difícil de interpretar. Aprovechando la ocasión, me ha parecido oportuno retomar el tema ya que puede ser útil a quien no tenga la oportunidad de viajar a Manresa.
Este tema constará de tres capítulos, en el primero veremos :
• El espacio sagrado
• El altar universal y el Axis Mundi
• Geometría Sagrada
• La estructura de la catedral
Para ver con mucho más detalle los puntos tratados se recomienda seguir el tema: 
"Crear en Gótico"

El espacio sagrado

Determinar el punto de origen de una catedral era muy complejo: especulación económica del terreno, embargos forzosos, dejar gente en la calle sin su vivienda habitual porque había que derribarla, etc. eran hechos cotidianos que no tenían nada que ver con la fe cristiana pero que la iglesia usaba sin muchos miramientos. El espacio que ocupa una catedral normalmente estaba lleno de calles, casas y huertos.
El arquitecto tenía poco que decir, era un sacerdote especializado en encontrar sitios potencialmente telúricos el encargado de determinar el punto donde se situaría el altar mayor que se correspondía con el "Axis Mundi" del edificio.
Para construir un edificio de estas magnitudes eran necesarios tres grandes grupos de especialistas:
  • La orden del Temple que aportaba personal cualificado como los arquitectos;
  • La Masonería que aportaba los albañiles y
  • El obispo que decidía como quería su catedral.
Pero era el pueblo quien tenía que pagarlo todo y poco importaba si era musulmán, cristiano o judío.
Cada uno de estos grupos creaba su propio edificio y lo orientaba de acuerdo con sus valores. El Temple (cuerpo técnico especializado) utilizaba el "Cardus - Decumanus" romano (cruz roja con indicaciones de Norte, Sur, Levante, Poniente), la masonería orientaba el edificio hacia donde salía el Sol el día que Isis ascendió al cielo: el 15 de agosto (línea verde), más tarde la festividad fue adaptada por la Iglesia para celebrar la Virgen de Agosto y finalmente la iglesia orientaba el edificio hacia Tierra Santa que para el caso de Manresa corresponde al grado de paralelo terrestre de 74 que se corresponde con la suma del grado aproximado del paralelo de Manresa (42º) más el grado aproximado del paralelo de Tierra Santa (32º).
El recinto sagrado consistía en adaptar y amplificar las medidas del Templo de Salomón que lo doblaban en los dos sentidos: ancho y largo. 
Cuando se construye un templo en honor a Dios, en definitiva se intenta reproducir en la Tierra lo que Él ha hecho con nosotros. Dios nos ha hecho a su semejanza a partir de un modelo que conocemos como ADAM, cuando nosotros queremos construir un nuevo templo, volvemos a reproducir el ADAM primigenio que en griego viene a significar: Anatole (Oriente), Dysmé (Occidente), Arctos (Septentrión) y Mesembria (Mediodía), que llevado a un idioma más comprensible y en el mismo orden significa: Este, Oeste, Norte y Sur. En el lugar donde se entrecruzan estos dos ejes horizontales que deben corresponderse con el presbiterio de nuestra iglesia levantaremos un tercer eje vertical (Axis Mundi) perpendicular al plano en que nos movemos, lo denominaremos Zenit (parte superior) y Nadir (parte inferior). La parte inferior no se puede confundir con el Infierno, no tiene nada que ver. En todo caso lo tenemos que relacionar con la savia de la tierra, la potencia telúrica que buscaba el sacerdote a la hora de encontrar el punto de origen de la catedral.

El altar Universal y el Axis Mundi

El dibujo superior que tiene lugar en el centro presbiteral de cualquier catedral gótica bien construida utilizando convenciones arquitectónicas medievales, nos muestra de una forma muy explicita la verdadera función de la cruz, sus cuatro dimensiones universales y porque es tan importante la elección de este punto: el eje superior nos habla de la subida hacia el Cielo, la clave de bóveda del templo, el Zenit; el eje inferior nos habla de la penetración a la Madre Tierra, el pozo telúrico de la Cripta; el inframundo, el Nadir. El conjunto eje superior - inferior o bien poste vertical (Axis Mundi), es el camino que nos propone la iglesia: ir de la Tierra al Cielo a través de Cristo. El eje horizontal Cardus, nos habla de la anchura del mensaje de Cristo que llena todo el presbiterio y a través de los celebrantes lo difunden hacia todas las direcciones hasta ocupar toda la bóveda celestial. Finalmente tenemos el eje Decumanus, que nos lleva de poniente a levante: de la muerte a la vida. En total seis direcciones. Todo esto tiene lugar en el centro del altar, nuestro Gólgota particular que nos delimita un nuevo punto, el séptimo. Hay quien ve en todo esto nada menos que la creación del mundo en 7 días, por lo menos compárese con la pintura de Pere Serra del retablo del Espíritu Santo de Manresa. (foto anexada) 

Geometría Sagrada
Podemos observar en el dibujo superior de la figura un marco azul celeste, dentro de éste marco debemos poder construir todas las catedrales.
En el suelo de Chartres hay inscrito el n º 21 que justo en ese día del mes de Junio, es iluminado por un rayo de sol. Hay quien dice que tiene que ver con solsticios de verano, pero se considera bastante moderno, para nosotros es sencillamente una formula: 2 a 1 ó 2 de 1.
Vamos a verlo: La base de las catedrales está formada por dos unidades cuadradas o bien dos cuadrados uno a continuación del otro; la anchura es dos veces la anchura del templo de Salomón (zona sombreada) y la longitud es también dos veces la longitud del templo de Salomón.
En la figura podemos observar: Un rectángulo sombreado. (equivale al Templo de Salomón); El cálculo del punto de oro. (arco verde, donde instalaremos el presbiterio y el altar mayor) La verdad es que el cálculo es a la inversa, a partir del punto de oro determinado por un sacerdote, se hace el resto del dibujo. Y finalmente en el dibujo también podemos ver en color rojo tres figuras sagradas: cuadrado, círculo y rectángulo.
Dicen que tres figuras geométricas (cuadrado, círculo, rectángulo) transportaron el arca de la alianza o bien el Santo Grial, las tres tenían la misma superficie y cada una de ellas equivalía a la mitad de uno de los dos cuadrados que componen la nave, en consecuencia, cada una de las tres figuras tendrá la misma superficie que el templo de Salomón.
No entraremos a valorar que es el Grial, al final llegaríamos a la conclusión de que nos referimos a un recipiente divinizado. Y que la Intuición, la Inteligencia y la Mística son representados por el círculo, el cuadrado y el rectángulo.

  • La figura cuadrada representa la inteligencia: Nos debe permitir pasar de los conocimientos instintivos al consciente; es el símbolo de la tierra; del conocimiento trascendente, de la unión mística de los cuatro elementos; para los pitagóricos es el alma. Cuadradas son las pirámides y cuadrado era el "sancta santorum" del templo de Jerusalén; es el espacio reservado a los seglares.
  • La figura circular es sagrada, representa la intuición, lo que se contiene a sí mismo, el Yo; el Infinito, Dios: El círculo con cuadrado representa el cielo y la tierra, la integración, la conjunctio, el tiempo y el espacio, la cuadratura del círculo es la transformación de la forma esférica del cielo en la forma que en tierra adoptan las iglesias, así que el cielo baja a la tierra y se une con los cuatro elementos. Para los egipcios representaba a Ra y la resurrección, el círculo que contiene la cruz denota el paraíso y los cuatro ríos que nacen del Árbol de la Vida, esta última definición está directamente relacionada con los crismones. Es el espacio reservado al clero.
  • La figura rectangular representa la planta mística y equivale a la Santa Cena: Está destinada a soportar el altar del sacrificio del hijo de Dios. No se puede pretender que el rectángulo que obtengamos cumpla la relación de 2 a 1, ya que todas las naves serían igual de anchas; la anchura sólo podría ser de 20 VA (por ejemplo la iglesia del Pi de Barcelona).
La gente entra en las iglesias por la puerta principal, atraviesa toda la nave flanqueada por altas columnas y va hacia el presbiterio, recorriendo un camino a la iniciación espiritual. Es como si estuviéramos invitados a la Santa Cena y fuéramos a la Mesa a reunirnos con Jesús y sus discípulos. ¿Cuántas columnas deberíamos encontrar? Pues doce, como una gran metáfora de los Apóstoles. El abad Suger de Saint Denis lo tenía muy claro: se trata de ... construir espiritualmente sobre los cimientos de los Apóstoles, siendo Jesús la clave ... de bóveda. La misma Jerusalén celestial también tenía 12 puertas. Pero, ¿Seguro que el abad lo tenía tan claro? El templo de Salomón se considera que también tenía 12 columnas igual que Chartres o Manresa (deambulatorio aparte). Esta docena la tenemos que relacionar más con constelaciones zodiacales que con apóstoles. Es más, se cree que los 12 apóstoles, los 12 hijos de Jacob, las 12 tribus de Israel, los 12 discípulos de Mitra, los 12 signos del zodiaco, los 12 meses del año, las 12 horas diurnas o las 12 nocturnas, las 12 puertas de la ciudad celestial, los 12 hijos de Ali (yerno de Mahoma) , etc. tienen poco que ver con lo que nos explicaba anteriormente el abad de Saint Denis .
El centro de las columnas -no la luz de la nave- debe determinar uno de los lados del rectángulo .
Pero, ¿Qué ancho tiene? En el caso de la Seo de Manresa 22 varas de Aarón. Si el numero 2 significa dualidad, alternancia, equilibrio y estabilidad; también representa las dos naturalezas de Cristo: la humana y la divina. El 22 hace referencia principalmente a parejas de animales solares (león, toro) y los elementos contrarios, como el sol y la luna, la tierra y el cielo; blanco y negro (estandarte templario, catarismo, etc.). En el fondo, las columnas son el nexo de unión entre la bóveda celestial (representada por la bóveda de la nave) y la Tierra (el suelo de la nave).
Si observamos la figura "Cuadrada" insertada en la mitad inferior del dibujo -también un cuadrado- podemos deducir que para construirla hemos trazado cuatro diagonales que saliendo del centro de cada lado van a parar al centro del lado siguiente; con este sencillo ejercicio obtenemos un cuadrado equivalente al 50 % de la superficie del primer cuadrado. No es por casualidad, sino con pleno conocimiento de causa de los constructores de catedrales, pero la longitud de una de estas nuevas diagonales o lado del cuadrado inscrito mide exactamente una décima parte de uno de los lados de la pirámide de Cheops y además la superficie de este nuevo cuadrado, equivale a la misma superficie que tenía el templo de Salomón.

La estructura de la Catedral
La planta total de la basílica ya hemos visto que consta de dos cuadrados de idéntico tamaño y superficie. En el cuadrado superior, donde le hemos determinado el punto de Oro a través de la divina proporción, y que debe convertirse en la clave presbiteral, es el centro a partir del cual construiremos nuestro ábside.
La disposición y cálculo de los elementos del ábside consistía en la yuxtaposición del arca de las Reliquias y de la Cruz de la Victoria (Oviedo). La figura "Rectángulo" la tenemos que recalcular para convertirla en arca de reliquias. Lo haremos de tal manera que nos quedará centrado en el punto presbiteral, un cuadrado de 3 por 3 unidades inscrito dentro de la figura Círculo y se prolongará el resto del rectángulo por el lado de la nave. Para yuxtaponer la cruz, hay que añadir un nuevo cuadrado en cada lado del rectángulo. Así tenemos que el eje vertical de la nave (por donde pasa el punto de Oro y el eje de simetría del edificio) tendrá 1+4+1 cuadrados y el eje transversal tendrá 1+3+1 cuadrados. Si dentro de la cruz le trazamos unas diagonales que corten los puntos de la yuxtaposición, nos aparecerá nada menos que la cruz de ocho Beatitudes máximo exponente criptográfico de los Templarios. La prolongación de las líneas inferiores de esta cruz sobre el cuadrado inferior nos determinará exactamente la longitud y anchura total del templo.
El cuadrado que hemos situado en la parte superior del arca y que nos formaba el palo vertical de la cruz, nos determinará exactamente la anchura y profundidad de la capilla absidal. Las mismas líneas ya nos indican dónde tenemos que construir las columnas del arco absidal.
Nota: Si el cálculo lo hiciéramos para la iglesia de Santa María del Mar de Barcelona con unas columnas en el ábside muy juntas, funcionaría exactamente igual. Nos seguiría determinando anchura y profundidad de las capillas.
Ahora ya podemos completar el ábside calculando toda su estructura, es decir, el grosor que deben tener los contrafuertes para que puedan soportar la bóveda del presbiterio con seguridad. Inscribimos un nuevo círculo dentro del gran cuadrado que nos determina la dimensión total del templo. La medida que hay entre este círculo exterior y el círculo que hemos dibujado como una de las tres figuras base (Cuadrado ,Círculo ,Rectángulo), nos determina exactamente el grueso de los contrafuertes. Esta es una de las fórmulas más antiguas que han estado utilizando los albañiles, nos viene de la época de Pitágoras. Si a un cuadrado que haga cada lado 1 unidad le dibujamos la diagonal , estamos convirtiendo un cuadrado en dos triángulos rectángulos , la hipotenusa del triángulo sabemos que es igual a² = b² + c²; a² = 1² +1²; a = V2 = 1.41421 . Explicado de otra manera, el resultado también es igual a dividir el lado de un cuadrado inscrito en un círculo, por el diámetro de éste. Todo ello llevado a diferentes escalas no es nada menos que el cálculo de estructura del edificio.
Las columnas serán octogonales ya que es la representación más perfecta del enlace entre el cuadrado (símbolo de la Tierra) y el círculo (símbolo del Cielo) . El octógono también representaba para los griegos la yuxtaposición de los cuatro elementos básicos de la naturaleza (agua, tierra, fuego y aire) con sus cuatro estados respectivos (frío, humedad, calor y sequedad). El octógono fue una figura plenamente adoptada por el Temple, ellos habían visto y estudiado por ejemplo: la tumba de la Virgen, la iglesia de la Ascensión, de la Natividad; del Santo Sepulcro o el Santuario de la Cúpula de la Roca. Todos estos templos de Tierra Santa eran octogonales.
Una de las columnas del ábside de la Seo de Manresa, tiene una pequeña figura incrustada en la cornisa que representa una cabeza humana. Allí consta que hay la primera piedra, los íberos para asegurar la buena suerte y la prosperidad a su clan, sacrificaban animales y sus restos las enterraban debajo de la primera piedra del nuevo hogar que el núcleo familiar pensaba construir. En el capitel dorado que orna esta columna podemos ver esculpida una corona de flores con los cálices bien marcados, sabemos que la flor se abre a partir de su cáliz hacia fuera, esta columna sería el "cáliz" de la catedral, a partir de este punto se expandiría el nuevo templo. Las flores sagradas, como la rosa de Cristo, surgen de la tierra bañada con sangre.