San Pedro de Madrona, Solsones


Según Wikipedia "... San Pedro de Madrona es una iglesia románica situada en el término de Madrona, en el Solsonès (provincia de Lleida). El conjunto de los restos del castillo y la iglesia románica se levantan encima de una roca que cae con fuerte pendiente hacia el fondo de los dos valles que confluyen hacia poniente. 
A levante y debajo del castillo, que está en la cima de la roca, y aprovechando el terreno como se pudo, se levantó una de las iglesias románicas más notables del Solsonès, encarando el ábside hacia el este, no tan sólo como norma de la época sino también por razones de estrategia defensiva. No fue posible, sin embargo, continuar todo el templo en la misma dirección. A pesar de que se cortó la roca del lado norte y se levantó el muro septentrional de la iglesia encima de ella, la nave tuvo que tomar una marcada dirección hacia el oeste-noroeste condicionada por el barranco rocoso del vertiente sur. Sin embargo, hubo que construir en este lado un muro de contención en fuerte talud. (Fotografía lateral)
El cambio de dirección está reforzado por un engrosamiento del muro del lado sur. En esta pared había dos ventanas. La que todavía se conserva se encuentra centrada entre el arco preabsidal y el arco toral a la altura de la entrada de la cripta. Es de un solo derrame, de sección rectangular y el suelo formando doble vertiente. 
La parte baja del muro del lado norte está formada por la roca, así como la parte adyacente de la fachada principal. 
De la parte superior de esta fachada norte arranca una espadaña de considerables dimensiones con dos grandes ventanales de arco de medio punto y sin campanas. (Que no ha sido representado en la maqueta) 
La puerta de acceso a la iglesia se abre en la fachada principal pero está descentrada hacia el lado sur debido a una voluminosa roca que sobresale en la parte exterior. Es de arco de medio punto y más bajo en el exterior que en el interior (para facilitar el cierre de las dos puertas, foto lateral). 
Centrado sobre el eje de la fachada principal, hay una ventana geminada en el exterior y de arco de medio punto adovelado en el interior con una columna que hace de parteluz que soporta un capitel que recibe dos arcos de medio punto monolíticos 
El ábside se asienta sobre un podio de más de 3 metros de altura hecho con sillares en hiladas y que en la parte donde no hay roca (lado sur), es reforzado por una escalinata hecha también con sillares. La decoración exterior consiste en 8 columnas. En la parte superior, entre columna y columna hay dos arcos ciegos sobre los que hay una cornisa formada por dos toros separados por una escocia. 
En el interior, el presbiterio está a un nivel bastante más elevado que el suelo del resto de la nave ya que debajo se encuentra la cripta. El ábside tiene una ventana abocinada y arco de medio punto adovelado (que debido a la altura del presbiterio te permite ver el exterior)"
Esta variación en el eje de la nave hace que el edificio se articule en tres segmentos muy bien diferenciados: el ábside, un falso transepto y la nave. El falso transepto tiene dos arcos de medio punto. el primero lo conecta con el ábside y el segundo con la nave. 
La fotografía muestra la vivienda del sacerdote; en el lado de levante (izquierda de la fotografía) vemos una pequeña abertura por donde entraba la luz, debajo hay una credencia y al lado una pequeña hornacina para alguna imagen, la puerta queda al nivel del presbiterio, al lado un armario y luego una segunda puerta (que no sale en la imagen) que daba a un balcón encima de la nave. 
La Cripta original era de tres naves (con bóveda de cañón, columnas y capiteles como Olius, también en el Solsonès) pero añadieron espesor a los muros laterales del ábside para repartir mejor los tres tramos, lo que les redujo el espacio de la cripta. En cuando a profundidad, ocupaba todo el ámbito del ábside y del falso transepto. 
 

La primera cripta
Más tarde se eliminó esta cripta y se construyó una nueva con bóveda plana, construyendo allí donde comienza el arco absidal, un muro con puerta que haría seguramente de sacristía, también se tuvo que cambiar la distribución de escaleras para subir al presbiterio y bajar a la cripta. Para ello ha sido necesario construir dos pavimentos completos con sus correspondientes escalinatas y las dos criptas diferentes. 

La segunda cripta. 
Vemos las dos escaleras laterales para subir al presbiterio y otra de más ancho para bajar a la cripta, detrás del muro podemos ver una parte de la primitiva cripta, este espacio estaba cerrado con una puerta. 
La fotografía nos permite ver cómo eliminaron todo lo referente a la primera cripta: bóveda, capiteles y columnas, pero nos permite determinar exactamente el diámetro que tenían las bóvedas de la primera cripta, que se corresponden exactamente con la clásica medida de 1 VA. (Ver siguiente enlace) También vemos la entrega de la bóveda plana de la segunda cripta y la puerta de la vivienda del sacerdote. 
Interior de la segunda cripta o sacristía con las bóvedas de arista 
Segunda cripta: podemos observar la bóveda plana, el muro a levante y la puerta de acceso a la sacristía a la derecha. 
Este edificio es del tipo denominado "románico opulento" y construir la maqueta ha sido todo un reto, tanto es así que debido a su complejidad he optado por poner unos puntos de luz y además con la colaboración de mi buen amigo Pere Roca se ha pintado. Para tener un mejor acabado, se han tenido que recortar y pegar más de 1.200 "tejas" y obtener la apariencia de tejado, el acabado da una gran categoría al trabajo aunque este aumento de valor viene por cierto del trabajo de pintura. 
Obsérvese el grafito que hay en un sillar en el centro izquierda de la foto. 
Detalle del podio y la escalinata. Si se observa con detalle en el centro de la fotografía hay un sillar con una inscripción que nos decía que allí estaba la "Plasa de la ..." y su izquierda otro sillar con una inscripción ilegible. 
El estado actual del edificio ya nos cuenta que le pasó. Comenzando a leer por la izquierda vemos la bóveda de la nave, el arco toral que articula el falso transepto, el falso transepto, el arco triunfal y el ábside, finalmente la bóveda del presbiterio con su ventana y la cripta.
¿Porque cayó un edificio como este? Problemas de mantenimiento aparte es fácil de entender a partir del siguiente dibujo. Los principios del análisis límite, nos dicen que: 
  1. la piedra no tiene resistencia a la tracción 
  2. la resistencia a la compresión se infinita 
  3. no se puede producir un desplazamiento de una piedra encima de otra
Sin entrar a valorar estos puntos hay que fijarse en el segundo donde dice que "la resistencia a la compresión es infinita". Lo que significa, es que la piedra es incompresible. Si observamos el dibujo superior podemos observar en el lado Norte, (derecha de la imagen) la potencia de montaña y en frente (izquierda, lado Sur) el talud construido para reforzar la nave en ese lado, pero que no llega ni al nivel de la puerta (dibujada en rojo). El arco azul en realidad no existe, sería uno de los dos arcos torales que nunca construyeron. 
Mayo, 2018

Maqueta de Santa María de l’Estany

Es un edificio románico que siempre se ha considerado hermano de la basílica de Santa María de Manresa (la Seu), esta iglesia fue consagrada el año 1.133. Si bien en Manresa el edificio estaba condicionado por el aprovechamiento de elementos preexistentes, en el "Estany" no se daba ésta situación y esto daba un mejor margen de maniobra al arquitecto, aunque se conoce la existencia de un templo anterior al año 1.000 por aquellos lugares, pero no exactamente en éste lugar. Sin embargo, la absidiola Sur está adaptada y condicionada por la sala capitular. 
El edificio es de planta de cruz latina de una sola nave con crucero y cabecera triabsidal. En el crucero se levanta un cimborrio con una curiosa cúpula semiesférica sostenida por trompas que es lo que da valor al edificio; el arquitecto habría podido hacer una cúpula semiesférica normal (sobre base cuadrada) como tienen muchos edificios de la época, pero esto cualquier cantero era capaz de hacerla. 
Su construcción se puede explicar de una manera muy sencilla: Se monta una plataforma a la altura donde le corresponde la base de la cúpula (por encima de la línea de impostas), en el centro clavamos un clavo y de allí sale una cuerda tan larga como el radio de la cúpula, movemos la cuerda en todas direcciones por encima de la plataforma y sólo nos tenemos que preocupar que todos los sillares de la bóveda toquen la cuerda, ya está
Detalle de la construcción de las trompas y la línea de impostas.

Detalle del cimborrio y vista de la cúpula, podemos observar el vaciado del interior para evitar peso innecesario y como se ha aprovechado el grosor del muro para acomodar la escalera.

Detalle de la escalera para acceder al campanario (hay que atravesar todo el tejado del claustro y de la nave por encima de las tejas, curiosa manera de no hacer mantenimiento)

De los elementos que nos han llegado, son de destacar la antigua sala capitular (construcción muy interesante), la Virgen gótica del altar mayor, la pila bautismal y los restos de la sillería barroca del coro ubicadas en el presbiterio, dejando de lado el claustro que no lo valoraremos y que es suficientemente conocido. 
Mención especial merece el museo lapidario, mucho mejor que el de Manresa tanto en estructura como en contenido. En el "Estany" lo limpian a diario, en Manresa pueden pasar meses sin limpiarlo. En unos anaqueles del almacén del Museo Comarcal de Manresa reposan muchas piezas que deberían estar en la Seu de Manresa entre otros hay varios sepulcros romanos de los primeros siglos del cristianismo (tumbas de inhumación construidas con tegulae). Es cierto que hay personas que querrían llevarlo todo a la Seu pero no tienen el poder para hacerlo y quién tiene el poder no tiene las ganas.
Detalle de la nave, podemos apreciar la austeridad de las líneas y los arcos torales que sostienen la bóveda.


Detalle de la cúpula


Sala Capitular


Detalle del Claustro con la curiosa cubierta hecha de hormigón que mucha gente considera improcedente para un ambiente como éste.

Lo que tiene de curioso el edificio son los problemas históricos en que se ha visto envuelto, ya en el año 1.395 una revuelta popular atacó el monasterio; el año 1.448 un terremoto hizo caer la torre del campanario sobre las bóvedas que también cayeron, el campanario se reconstruyó de nuevo en época renacentista pero reduciéndole el espesor de los muros y en la nave construyeron unos arcos diafragmáticos para aguantar la cubierta, más tarde en la segunda mitad del siglo XVII, lo cubrieron con arcos ojivales hechos de ladrillo; el 1.835 con la amortización de Mendizabal el edificio volvió a sufrir las consecuencias y empezó a remontar en el año 1.896; a mitad del siglo pasado el arquitecto Jeroni Martorell emprendió la primera restauración integral del edificio y años más tarde Camil Pallas, construyó las dos absidiolas a imagen de la central reduciéndoles la escala y también todas las bovedas, tanto de la nave como del crucero con sillares de piedra a sardinel y finalmente restauró la torre campanario.
Toda la escultura que encontramos en los tres ábsides es moderna e incluso una moldura que los circunvala es de factura castellana.
Estructura de arcos diafragmáticos.


Cubierta con arcos diafragmáticos de san Francisco de Montblanc.

Debido a estas circunstancias, ha hecho que estuviera unos cuantos meses dudando sobre si de este edificio hacía una maqueta o no lo merecía, en el fondo yo mismo no sabía ni que estaba construyendo, sólo la cúpula me daba motivos para continuar. 
En las dos siguientes láminas podríamos jugar a encontrar diferencias, la primera imagen corresponde a principios del siglo XX (año 1.905) y la inferior corresponde a la actualidad.



- En primer lugar llama la atención los potentes contrafuertes que encontramos en ambas láminas y que nadie ha sabido determinar en qué momento histórico se construyen, aunque hay quien dicen que son originales.
- En la fachada principal no hay ningún elemento que nos haga pensar que es original, desde el rosetón hasta la forma de la puerta y las dimensiones de las dovelas, no hay nada de románico, incluso la ubicación, al final de la nave es dudosa, hay que situarlo después del siglo XV.
- El pavimento, plaza y calle han cambiado y en la actualidad ha sido todo sobrealzado, lo que ha hecho que se tuviera de construir una escalera para bajar a la iglesia reduciendo las dimensiones en altura de la puerta.
- Podemos observar la espadaña en la primera lámina.
- La altura de la nave ha variado, al instalar unos arcos diafragmáticos y levantar el tejado tuvieron que elevar los muros laterales, al construir la nueva bóveda de cañón volvieron a reducir la altura de los muros laterales.
- Adosado al cimborrio encontramos una espadaña que sólo está construida por el lado Norte y casi tapa la escalera de subir a las campanas, tampoco tiene ninguna abertura para las campanas. Su función es de mal interpretar. No se puede creer que quisieran desmontar el cimborrio para hacer este campanario, bien debían saber que justo detrás está la cúpula.
- El piso superior del cimborrio, tiene poca historia, es sencillamente renacentista y se conserva en las dos imágenes.
- La parte baja del cimborrio, que comparte dimensiones con la nave, podemos observar que tiene un tejado a dos aguas (imagen superior).
- Justo después comienza el cimborrio románico, tiene poca altura con su propia cubierta plana de tejas añadida más tarde (imagen superior).
- En la restauración convierten esta pieza cuadrangular en octogonal, con ello es evidente que reducen peso en las cuatro esquinas, pero elevan los muros laterales hasta ocultar el nacimiento de los restos del cimborrio románico con lo que vuelven a llevar mucho peso encima de los arcos y lo acaban todo con un único tejado plano que hace las funciones de división entre los dos pisos.


La siguiente lámina corresponde a un corte del edificio actual.

Construcción de la cimbra de la cúpula y vista del interior una vez acabada. 
Empezamos con un paralelepípedo o cubo (figura 1) y seguimos trabajándolo (figuras 2 y 3), en la figura (4) podemos apreciar el peralte en la base de la cúpula. Los albañiles irían disponiendo sillares a tocar la cimbra (figura 5) y al final cuando la desmontaran quedaría como lo vemos en la figura (6).

Diversas vistas de la maqueta una vez acabada.

Octubre 2.017





Maqueta de santa María de Viladelleva

Santa María de Viladelleva
Es una pequeña iglesia románica situada en el término municipal de Callús (Barcelona). A diferencia de los demás edificios que he presentado en maqueta, este es el primero que nos ha llegado entero y operativo, es decir que cualquier persona puede ir a verlo. La noticia más antigua es del año 1025, pero no tiene nada que ver con este edificio que se considera que puede ser obra del siglo XIII.
Lo he escogido porque tiene unas características que lo hacen interesante. La iglesia fue profanada durante la guerra civil española y se restaura de nuevo en la década de los 60; después, los Amigos del Románico del Bages, hicieron una exploración en el ábside, pues la forma rectangular que tiene y la semejanza con otros ábsides del mismo estilo que hay por aquellos lugares tales como: Sant Pere del Puig (Suria) o Sant Vicenç de Ladernet (Balsareny) hacían creer que podría tratarse también de un edificio prerrománico. El resultado aportado indicaba más bien lo contrario, parece ser que de inicio ya era una iglesia románica y que tenía una clásica ábside semicircular con bóveda de ¼ de esfera, por algún motivo, derrumbamiento o iniciativa del rector, cambiaron el ábside por la forma rectangular que nos ha llegado, posiblemente los sacerdotes se sentían más cómodos oficiando en una ábside grande. Pero hay que recordar que las dos ábsides de referencia están fuertemente inclinadas hacia un lado, ya que pretendían recordar la cabeza inclinada a un lado de Jesús muerto en la cruz, cuando ésta está perfectamente en línea con la nave. De todas formas no se descarta un origen prerrománico, aunque no se conocen referencias históricas o arquitectónicas que lo avalen.
Otro punto de interés es la torre campanario, normalmente estos edificios pequeños suelen tener una espadaña, pero este tiene una sólida torre sobre la fachada principal que se apoya en la bóveda. Inicialmente consideraba que ésta no cubría toda la nave, que había un espacio abierto bajo la torre campanario y que habrían reforzado aquel lugar con algún tipo de arco, que todo ello les habría servido para el mantenimiento de la bóveda o para subir las campanas. Nada de eso, no hay arco de refuerzo y la bóveda cubre toda la nave. No es de extrañar que con este peso extra sobre la bóveda, hayan tenido que atar la nave con unos tirantes de hierro atornillados en el exterior para mantener la nave en pie.
(El edificio se puede comparar con el santuario de Massarrúbies en Terrassola, Lladurs, Solsones)




Finalmente tenemos el atrio. Para acceder a la iglesia hay que bajar unos escalones, el edificio es más bajo que la cota de la calle. Hay una bancada en todo el perímetro, salvo en el lado de la fachada y todo está cubierto con una armadura de madera a dos aguas. El atrio, nártex o pórtico tenían una función religiosa pero también tenía otra de civil o comunal. Al finalizar los oficios, se podía reunir la parroquia, (la gente que vivía por aquellos lugares) para tratar temas de interés general por orden de la autoridad competente.
Debido a que el edificio nos ha llegado tal como habría sido en el momento de mayor plenitud, el trabajo consiste en determinar cómo era antes y porque ahora es así.
Nos podríamos encontrar ante una pequeña iglesia prerrománica rural construida en una época en que se construían miles. Posiblemente ni siquiera llegó a ser nunca parroquia, pero lo cierto, es que no se ha encontrado documentación ni restos arquitectónicos, que demuestre que en aquel lugar hubiera nunca una iglesia prerrománica.
Las maquetas que reflejan la etapa prerrománica que se han presentado hasta ahora, tienen en común que nos han llegado en ruinas y se ha pretendido ver como eran en el momento de mayor plenitud; pero todas habían evolucionado de la cubierta de madera a la bóveda de piedra y han acabado derrumbadas. La maqueta que se presenta ahora, ya nace románica y con bóveda de piedra, aún así se derrumba. 
¿Que tenía en común con las prerrománicas para que termine igual?

Primera etapa:

En origen tendríamos una pequeña iglesia de muros suficientes para aguantar una bóveda de piedra y una ábside semicircular cubierta con bóveda de piedra y de ¼ de esfera. Una puerta con arco de medio punto hecha con dovelas, centrada en la fachada de poniente y posiblemente una espadaña, pero no el atrio.

Nos ha llegado (vista por el interior) una segunda puerta que no se manifiesta en el exterior y que está fuera de lugar; es una puerta situada en el lado Norte y junto al santuario, sólo tendría sentido si sirviera para acceder al cementerio.
Una de las principales características de las iglesias prerrománicas con cubierta de madera, es que la puerta se ubicaba en el lado Sur, lo encontramos en los grandes ejemplar como San Vicenç d’Obiols y en los pequeños modelos que hemos descrito en anteriores entregas. No era ningún problema. Una cubierta de madera, no pesa mucho y el hecho de perforar el muro con una puerta no creaba problemas. Pero, ¿Qué pasa cuando encima de una puerta situamos una pesada bóveda de piedra románica? Sencillamente que cae todo.
Las bóvedas góticas descargan su peso por las aristas, bajo la bóveda puede haber un gran ventanal o una puerta inmensa y no pasa nada. Las bóvedas románicas por decirlo gráficamente, cada centímetro de muro aguanta su centímetro de bóveda; por eso si debajo no hay muro, la bóveda cae.
 
Los planos superiores nos muestran un ejemplo de bóveda románica y de bóveda gótica. En la románica podemos observar que:
  • el peso de la bóveda se distribuye de manera lineal encima del muro
  • el peso tiende a abrir los muros hacia fuera y
  • finalmente la bóveda se aplana.
En cambio la bóveda gótica no tiene ninguno de estos problemas. Bueno, las columnas se pueden arquear si no están suficientemente cargadas de peso por la parte superior, pero esto es otra historia.




























Puerta y detalle de las baldosas del atrio, las marcas las hacían con los dedos cuando el barro aún era tierno.
Las puertas en edificios románicos las situaban normalmente en la fachada de poniente. Dependiendo del presupuesto podían ser más o menos ricas como: Agramunt, Sant Pau del Camp o Ripoll. No quiere decir, que un edificio alto como Santa Maria de l’Estany o Cardona puedan tener puertas laterales, pero en estos casos hay una gran distancia entre la bóveda y la puerta, no sólo un par de hiladas de sillares como tenía Viladelleva y posiblemente todas las demás prerrománicas que colapsaron.

Segunda etapa:

En un momento no lo suficientemente bien determinado por la historia, la puerta que daba acceso al cementerio y el tramo de muro adyacente, no pueden aguantar el peso de la bóveda y se derrumba todo. 
Rehacen el edificio y consideran que la puerta es prescindible y la convierten en una hornacina que les sirve para instalar una pequeña capilla. Sustituyen el ábside semicircular por uno de rectangular, ennoblecen el santuario con una escalinata, substituyen la espadaña por la torre que nos ha llegado y construyen el atrio.

  La fachada Norte (foto izquierda) nos muestra la reconstrucción del muro a partir del colapso, si comparamos el extremo derecho de la fotografía con el lado Sur (foto derecha) apreciaremos como el único adorno que tenía el edificio (una fila de sillares cuadrados en medio de unos sillares alargados) se ha perdido.
El gran ventanal del ábside denota una época constructiva que nos demuestra que los constructores ya habían visto ventanales góticos, no es precisamente románico.

La maqueta nos permite ver varias vistas tanto del interior como del exterior, podemos observar el muro Sur (ábside a la derecha) y compararlo con el muro Norte (ábside a la izquierda) para entender el alcance del colapso del muro y la hornacina junto al ábside (antiguo paso al cementerio). Podemos ver la bóveda principal cubierta de tierra para facilitar el aislamiento térmico y protegerla de la humedad o la construcción del atrio con las escaleras de acceso.


Con la vista puesta en las nuevas maquetas, se ha efectuado una prueba de cómo podrían quedar con un toque de pintura, para ello ha debido de hacerse todos los tejados nuevos imitando tejas, se han colocado más de 1.000 piezas para obtener un efecto digno. Espero que la solución guste, tenía diferentes lectores que en alguna ocasión me lo habían solicitado.

actualización: mayo 2018