El reloj de campanario de la Seu de Manresa

160 años de una joya olvidada.
Todas las fotos son de Jaume Espinalt excepto el reloj de Salisbury y el de Westminster.
Tras el inesperado éxito que ha alcanzado este post y teniendo en cuenta que se han cumplido 160 años de su instalación en el campanario de la Seo de Manresa y que nadie se ha acordado del pobre reloj, he creído oportuno revisar el trabajo para incorporar algunos datos sobre la historia de los relojes que ha tenido la Seo a lo largo de los siglos. Como fondo documental he utilizado básicamente el libro "Rellotge de la Ciutat o de la Seu" de Jaume Capdevila.
La primera referencia de un aparato en la Seo de Manresa que de una manera u otra indicara o señalara las horas, viene de principios del siglo XV, año 1402, donde consta que se suprimió parte del campanario románico que aún subsistía, (ver trabajo sobre "El pilar, en el Pilar de la Seo"), entonces se construyó un pequeño cobertizo para el "senys de les hores" que era el nombre que recibían los relojes y una caseta donde vivía el encargado. Este movimiento en lo alto del campanario comportó una serie de modificaciones en el reloj y aún se conservan facturas, importes y nombres de personas que intervinieron, todo ello demuestra que la Seo disponía de reloj desde finales del 1300. En la Guía Cicerone de Barcelona de Antonio de Bofarull, escrito en el año 1855 nos dice en relación al reloj de la catedral de Barcelona "... En efecto, en 1393, á espensas del consejo municipal, se fundió la gran campana para el reloj, y en el mismo año se subió a dicha torre, con el nombre vulgar de Seny de les Horas, de lo que se deduce que dicho reloj de campanario fué el primero que hubo en España, pues la colocación del de Sevilla, que algunos consideran como primero, y que presenció como cosa maravillosa el rey de Castilla Enrique III, no tuvo lugar hasta tres años después, en 1396: así lo afirma Capmany..." Desconocemos si el reloj de Manresa es más antiguo que el de Sevilla, de hecho la Seo de Manresa siempre ha ido a remolque de la catedral de Barcelona: desde el inicio de la catedral gótica hasta el momento de construir la portada principal. Como segunda ciudad de Cataluña, cuando en Barcelona había problemas, la Generalitat se trasladaba a Manresa y querían una Seo tan digna como su propia Catedral, es lógico que si Barcelona tenía reloj, también lo tuviera Manresa. 
En la segunda década del siglo pasado, haciendo limpieza en unos almacenes de la catedral de Salisbury (Inglaterra) encontraron abandonado un viejo reloj. Lo limpiaron y restauraron y se considera el reloj más antiguo conservado en Europa, data del año 1386. Nos permite tener una idea bastante aproximada de cómo podía ser el primer reloj documentado de Manresa. (Foto superior, fondo Wikipedia)
En cuanto al reloj de Manresa, a lo largo del siglo XV aparecen facturas de mantenimiento, de compra de cuerdas o el sueldo que se pagaba al encargado.
En el siglo XVI se van haciendo tareas de mantenimiento, los encargados por ley de vida van cambiando y en la celebración del "Día de la Seo" del año 1585 se hace una nueva modificación al reloj de tal manera que también toque las horas en el interior del edificio, lo que todavía sigue haciendo. A finales de siglo, año 1598, el Ayuntamiento de Manresa decide cambiar el viejo reloj. El reloj era un servicio público más que religioso, por esto pagaba los gastos el Consistorio, con el reloj se podían tocas las horas y cuartos, avisar al Somatén (Guardia Civil catalana), avisar de fuego, razzias, bandidos, etc.
Comienza el nuevo siglo preparando el espacio donde se ubicará el nuevo reloj y finalmente en Abril de 1602, se hace la visura para su aprobación. Los años 1603, 1604 y 1609, hay documentadas varias facturas de mantenimiento del nuevo reloj. A mitad de siglo, en el año 1652 es necesario silenciar las campanas del reloj los días de Pascua, no es una simple anécdota, en el "Rationale Divinorum Officiorum" del obispo Durandus de Mende escrito en latín en el siglo XIII, encontramos : "En estos tres días las campanas estarán en silencio, porque los apóstoles y los predicadores fueron silenciados. El sonido de las campanas significa el sonido de la predicación y nos dice que: Su sonido ha ido por todas las tierras ... " posiblemente habría habido algún conflicto de intereses entre Ayuntamiento e Iglesia sobre el hecho de tocar las horas en aquellos tres días de Semana Santa y finalmente ganó la iglesia y el cerrajero tuvo que desconectar las campanas.
Va pasando el siglo y hacia finales, cuando el reloj ya tiene cerca de cien años, el Ayuntamiento prepara una revisión a fondo y para esta ocasión contratan a un maestro relojero "Anthoni Pons relotger del lloch de Caors de Carci del regne de França..". 
En el siglo XVIII se da un paso importante al hacer un agujero en el campanario para hacer salir las agujas del reloj, de ésta obra también se conservan facturas y nombres de personas que intervinieron ya que el reloj también se tuvo que modificar. El mantenimiento de la caseta del encargado, del cobertizo del reloj o de las campanas y cuerdas es constante y está bien documentado. A partir de los hechos del 11 de septiembre de 1714, las facturas o documentos ya empiezan a escribirse en castellano, hasta entonces era todo en catalán o latín aunque el nuevo idioma no lo dominaban demasiado bien "... [dos sogas] que han pesado quarenta y seis libras y seis unsas..." aunque cartas y documentos no oficiales seguían escribiéndose en catalán. Obsérvese el recordatorio de la instalación del reloj (foto siguiente).
En el año 1764 necesita una nueva revisión:  "Nota de lo que nesesita lo relotge. Lo disparador dels quarts se a de fer nou y la roda del bolant tambe dels quarts se a de adobar los plegadors de las cordas dels pesos dels quarts y oras se an de fer nous y lo plegador del moviment se a de adobar y per pujar lo pes del dit moviment com se pujan los altres ab maneta si a de fer un muntan que se coneix y es estat y pujant dit pes a mans com se puja es contingen de escapar y en tal cas sucseyria alguna desgracia als plegadors per estar be y ser de durada si aurian de fer daus de llautó de coure y es nesesari fer una caxa de pots de muntaña que sen auran menester dos carregas i mitja y se a de posar baix a mitja SEU sota lo relotge para que con los pesos sian baxos no se pugan tocar. Dich Joseph Rosal." 
En 1790 se hace finalmente el agujero para las agujas en el campanario. Mientras duran los obras de adaptación, el Ayuntamiento contrata a una persona para que se encargue manualmente de tocar horas y medias ya que también se aprovecha el momento para hacer otro mantenimiento a fondo del reloj. No me queda claro si este reloj tenía una sola aguja o dos, posiblemente sólo tuviera una, la de las horas que también indicaría los cuartos, pero no habría nada que indicara los minutos. 
En el año 1806 deciden de hacer un nuevo mantenimiento y piden presupuestos pero parece que no se hizo nada, poco tiempo después si que hubo una nueva intervención debido a la "Guerra del Francés". 
Poco a poco hemos llegado a mitad del siglo XIX y el Ayuntamiento piensa en volver a cambiar el reloj. En Marzo de 1851 se toma la decisión de contratar al relojero alemán residente en Barcelona Sr. Carlos Werhle, que se compromete a hacerlo por "460 duros" (equivale a € 13,82) y se inauguraría en Noviembre de 1851. Pocos años más tarde, en 1869 ya recibe la primera gran intervención que costará "43 duros" debido al descuido y abandono con que lo tenían. 
Las medidas aproximadas del reloj son: 2.70 m. de largo; 1.70 m. de alto y 1 m. de fondo incluida la bancada de madera. Dispone de tres tambores de madera, cada uno con su mecanismo de activación (manual y eléctrico), cable y peso; uno para el funcionamiento ordinario (en el centro), otro para los toques de cuartos (lado derecho) y el último para los toques de horas (lado izquierdo), aunque los dos últimos están subordinados al primero. A la derecha de la fotografía se ve una pequeña mesa donde reposan los engranajes que transmitían el movimiento hacia las agujas al otro lado del campanario a través de unas barras en ángulo de 90 º, que no están. Los toques se efectúan mediante una rueda con dientes de diferente profundidad - 4 ó 12 para los cuartos o las horas - y además por una cremallera dentada, también de 4 ó 12 dientes respectivamente. El mecanismo de accionamiento es el clásico de péndulo más ancla.
  
(Foto izquierda: de izquierda a derecha y hacia arriba: disco horario, selector de cuartos, selector de horas, "minutos", embrague para poner en hora (doble disco). Foto derecha: de derecha a izquierda: péndulo, guía del péndulo, chasis, ancla y escape, cilindro de engrase)
Para evitar los inconvenientes climatológicos de las torres de campanario, cuando se instaló el reloj de la Catedral hacía poco que se había inventado un mecanismo que a cada oscilación del péndulo va levantando un contrapeso que al caer vuelve a dar impulso al péndulo (una especie de movimiento continuo, foto superior) un mecanismo con la misma función también fue instalado en el Big Ben de Londres años después. 
El Parlamento Británico quería un reloj de una precisión inalcanzable, técnicos y astrónomos presionaron para rebajar la especificación. Nadie aflojaba y finalmente el Parlamento designó al abogado Edmund Beckett Denison como árbitro. Edmund Beckett (más tarde Sir Edmund Beckett, el primer varón Grimthorpe), era un hombre difícil. Fue descrito como un: "... hombre celoso (por el trabajo bien hecho) pero impopular, acreditado experto en los relojes, las vallas, las campanas, los edificios, así como muchas ramas del derecho, Denison fue una de esas personas que son casi imposibles como colegas, están perfectamente convencidas de que saben más que nadie de todo - como por desgracia suele pasar. "
Denison que además de abogado era matemático y relojero aficionado, decidió dedicarse él mismo al problema del reloj. En 1851 (el año del reloj de Manresa), presentó un esbozo que permitía cumplir las especificaciones más exigentes. El reloj que diseñó Denison fue construido por EJ Dent & Co., En 1854, pero no se pudo instalar en el nuevo campanario hasta el 1859 porque éste aún no estaba terminado. Se había incendiado en 1834 y lo estaban reconstruyendo.
El siguiente dibujo y foto han sido obtenidas del Web del Departamento de Prensa de "The Westminster Clock Bell" 

Dibujo del reloj del Big Ben de Harper's Bazar y foto de detalle del reloj.
Volviendo a Manresa, para la visualización y puesta en hora, dispone de un disco metálico esmaltado donde hay indicadas las 12 posiciones horarias, sólo tiene una aguja, la de las horas. Obsérvese sobre el disco la pieza en forma de "U" de aquí salía una barra de 1 metro de largo que llegaba a un engranaje cónico situado en una pequeña mesa sobre un puntal (ver foto superior) que transfería el movimiento en ángulo de 90 º de la barra, a otra barra de unos 5 metros de largo que movía las agujas al otro lado del muro del campanario. 
Para el paso de los cables reventaron la bóveda por diferentes puntos sin ninguna gracia. A lo largo de los años se hicieron varias mejoras: como la incorporación de tres motores eléctricos (uno por tambor) accionados por interruptores basculantes de mercurio (algunos todavía funcionan), que evitaban la fatigosa tarea de tener de "dar cuerda" a mano casi a diario.

(Tambor principal de carga antes de la limpieza y cremallera del toque de horas)


El mecanismo de carga eléctrica funcionaba de la siguiente manera:

  • el disco plateado (foto superior, en primer término) tiene dos pivotes que se pueden graduar, cuando el cable baja el disco gira, hasta que uno de los pivotes hace bascular un diente solidario al interruptor de mercurio que al girar hace contacto y conecta el motor.
  • el disco plateado gira en sentido contrario mientras sube el cable hasta que el otro pivote vuelve a tocar el diente del interruptor que lo hace bascular y corta la corriente eléctrica.
  • El interruptor de la siguiente foto (toque de cuartos) era un mecanismo de seguridad, impedía que se conectara el motor mientras tocaban cuartos u horas y evitar bloqueos. Se entiende que si tocan las campanas, el cable bajará, esto podría provocar que se activara el mecanismo de hacerlo subir mientras todavía está bajando.
 
Finalmente este gran reloj fue sustituido por un artefacto que tiene un pequeño motorcillo que hace girar unos engranajes (foto siguiente). Todo ello no tiene ni dos palmos de diámetro por uno de profundidad. Obsérvese detrás de la plancha de soporte del mecanismo, la barra que va hacia el fondo del agujero (grosor del muro del campanario), es la misma que venía del antiguo reloj y que estaba fijada a la "U". Mediante el juego de engranajes, hace que una sola barra pueda mover las dos agujas del reloj. Las dos agujas empezaron a imponerse en el momento que aparece el ferrocarril. 
Las agujas de este reloj miden:

  • La aguja que indica las horas mide: 1.34 m.
  • La aguja que indica los minutos mide: 2.18 m.

Estan hechas de pasamano normal de hierro de 4 cm. de ancho por 1 cm. de espesor, están forjadas y tienen un soporte del mismo material en la parte posterior ..
El Plan Director de la Seo, contempla la puesta en valor del reloj histórico como un elemento más situado dentro del itinerario turístico a ofrecer, pero no a corto plazo. En consecuencia no hay prevista ninguna partida presupuestaria para llevar a cabo una restauración integral del reloj, no tanto como para hacerlo funcionar de nuevo, sino como elemento museístico. 
Solicité permiso a "Amics de la Seu", para poder limpiar y poner en valor el reloj para que se pudiera enseñar y explicar cómo funcionaba. La primera tarea que se hizo, fue vaciar y ordenar la habitación del reloj que en el transcurso de los años se había convertido en una almacén de trastos viejos. Esto nos permitió poder ver las posibilidades que como elemento turístico ofrecía el reloj. La limpieza y ajuste del reloj me supuso casi un año de trabajo. 
A partir de ese momento me comprometí a hacer una revisión mensual con limpieza y engrasado de los dos relojes, lo que hice hasta mi jubilación. Ahora se comenta que el reloj nuevo se tiene que cambiar con un coste de unos 4.000 €, puedo imaginar que nadie en los últimos tres años ha hecho la más mínima tarea de mantenimiento y este es el precio de desidia.
El autor del blog durante los trabajos de puesta en valor
Actuaciones que se hicieron en el reloj:

  • Se desmontaron muchos elementos para limpiarlos, verificar el grado de desgaste y ajustarlos mejor.
  • Se tuvo especial cuidado con los interruptores de mercurio ya que muchas cápsulas estaban rotas y el mercurio en el suelo.
  • Se restauraron y adaptaron diversos mecanismos de toques de campanas para que sonaran sólo en el interior del habitáculo. Incorporando unas pequeñas "campanas" para demostrar cómo actuaban conjuntamente a la hora de tocar cuartos u horas, ya que estos cinemáticos antiguamente hacían sonar las campanas en lo alto del campanario y en el interior de la iglesia.
  • No se pintó ninguna parte metálica del reloj ya que no hablamos de una restauración sino sólo de una limpieza a fondo. Aplicar pintura al reloj significaría falsificar su lectura histórica. 
  • Se restauraron los dos trinquetes que bloquean las cremalleras de toques de cuartos y horas ya que tenían los dientes gastados y podían provocar un accidente. También se cambiaron algunos muelles de otros trinquetes ya que las palas de color azul que se ven en las fotos, frenan por la simple acción del aire la caída de cables y pesos y si los muelles no aguantan con fuerza los trinquetes, se desenrollaría todo el tambor y los pesos caerían de golpe destrozando todo lo que encontraran en su camino.
  • Se protegió con laca el disco esmaltado de las horas para evitar que se pudiera degradar más.
  • Se modificó un puntal que soporta una de las vigas de acero longitudinales del reloj. (El reloj tiene dos puntales de acero situados en el centro de las vigas para aguantar y transferir su peso a la bancada de madera y poderlo repartir por encima del piso de madera envigado. Estos puntales actúan en su tercio superior a doble palanca, controlando al mismo tiempo la flexión de la viga y trabando la bancada. Cuando procedieron a efectuar la instalación eléctrica, los nuevos engranajes reductores del motor estorbaban a uno de los puntales, los técnicos no supieron encontrar o no quisieron buscar una solución para el puntal y lo fijaron con un simple tornillo para que visualmente se viera en su lugar, era un simple adorno, no actuaba en absoluto, lo podías hacer girar con las manos. Con lo cual si bien la viga del reloj no parece que haya sufrido mucho, la bancada se ha torcido. Esta es la única actuación de ingeniería que se ha hecho al reloj.)
  • Se instalaron cables nuevos que dan unas 5 ó 6 horas de funcionamiento ya que la longitud de los cables estaba limitada por la profundidad del actual espacio disponible.
  • Se mantuvieron los tres motores y todos los engranajes relacionados con la carga eléctrica de los tambores para explicar cómo funcionaban pero se eliminó todo el circuito eléctrico.
 Mecanismo independiente para los toques de cuartos y horas de las campanas.  

 
Varias fotos de las campanas de la Catedral de Manresa.

Actualización: Enero 2015