La arquitectura gótica

Se origina entre la Normandía e Inglaterra en el siglo XI, pero es a partir de la construcción de Saint Denis por Suger ya en el siglo XII, cuando desarrolla plenamente la bóveda de ojivas que ya existía en edificios románicos como Saint Víctor en Marsella o en diferentes “mirhab” como el Kairuán una obra del siglo IX. El nombre "arte gótico" viene de un mal entendido provocado por Giorgio Vasari (1511-1574) que entendió y difundió que el arte lo habían diseñado los godos, es decir, los bárbaros según lo entendían los romanos. 
Si no se indica la fuente, todas las fotos y planos son de Jaume Espinalt.


El arco gótico u ojival, permitía una concentración de cargas que podían ser contrarrestadas con contrafuertes y arcos botareles, al mismo tiempo los muros de cierre quedaban libres de presión y se podían abrir grandes ventanales. A Gaudí no le gustaba decía: El arte gótico es imperfecto, esta a medio resolver. Su estabilidad se basa en el apuntalamiento permanente de los botareles: es un cuerpo defectuoso que se aguanta con muletas. De hecho la Sagrada Familia los evita. En Gaudet, a principios del siglo XX también consideraba que el gótico era un estilo arquitectónico apuntalado.Botarel moderno (finales siglo XIX), obsérvese la función de “muleta” que efectúa apuntalando el muro. Para conocer su construcción, seguir enlace.

Sugrañes uno de los discípulos y colaboradores de Gaudí tomaba por modelo la catedral de Colonia, no las de Manresa o Mallorca que conocía bastante bien, se supone que lo hacía porque la catedral alemana era la que tenía más arbotantes o muletas y el contraste con la Sagrada Familia era más evidente. La catedral de Colonia (Agosto de 1248) es según palabras de Paul Frankl la más bella y perfecta en cuanto a simetrías y racionalidad que se haya construido, su autor Gerard - que no se conoce el origen - se lo disputan tanto los alemanes como los franceses.

El emperador Adriano hizo construir en Roma su famoso Panteón. Consta de un tambor cilíndrico de unos 44 metros de diámetro y sobre él descansa una semiesfera perfecta de 22 metros tanto de radio como de altura, los muros tienen cerca de 6 metros de espesor. El comportamiento estructural de las cúpulas es muy parecido al de los arcos de medio punto o de las naves románicas (sucesión infinita de arcos de medio punto), la línea de empujes debe estar contenida siempre dentro del propio arco (veremos como el gótico no se comporta igual) la principal diferencia es que un arco de medio punto necesita un espesor mínimo del 10% de la luz (coeficiente geométrico de seguridad igual a 0); en cambio en una cúpula el grosor mínimo está sobre el 5%. La idea que tuvieron los arquitectos griegos en Santa Sofía es que detectaron que si construían una cúpula más baja, todavía podían rebajar más el grueso de la cúpula y en consecuencia no habría tanto empuje para contrarrestar. Por lo tanto no necesitarían arbotantes.
También es cierto que los arquitectos góticos no tenían nada claro cómo actuaban las fuerzas, les costó mucho - por ejemplo - rebajar el grueso de los sillares de la bóveda para convertirlo en una simple piel; en el románico sabían que no podían rebajar este espesor sino querían perjudicar seriamente su integridad. Por ejemplo Arnau de Vellers, el arquitecto de Manresa que fue llamado al concilio de Gerona, entre otras cosas recomendó que buscasen un tipo de piedra más ligera para la bóveda. El hecho de que alguien tuviera la idea de hacer "volar" la línea de empujes por encima de las naves laterales y en consecuencia poder rebajar el grueso de los pilares (lo que en el románico habría sido impensable) es fundamental en la definición del gótico como estilo nuevo, radical y definitivamente alejado del románico.
El principal problema arquitectónico históricamente hablando, era construir grandes espacios tanto horizontales como verticales. Buscar una fórmula para acercarse al Cielo, a Dios. No es fácil para la gente de la época pasar del románico al gótico, la transición dura tiempo y muchas catedrales o iglesias comenzadas en románico acaban góticas. En definitiva se trataba de apartar el modelo benedictino y sustituirlo por el modelo del Císter, esto pasaba en la segunda mitad del siglo XII. No era sólo un cambio de estilo arquitectónico, ni una moda fugaz venida de Francia, era un cambio radical de la manera de cómo enfocar la propia existencia: la vida y la muerte.
(foto lateral, iglesia de sant Francesc de Montblanc) La llegada de las órdenes mendicantes (dominicos, franciscanos y carmelitas) marcan un nuevo hito en la construcción gótica, aunque de buen principio las normas internas que configuraban la vida monacal de aquellas órdenes eran muy estrictos en cuanto a las medidas que debían tener los edificios para que no parecieran demasiado ostentosos dado la imagen (mendigos) que querían vender, pronto cambiaron de mentalidad. El gótico no nace en Saint Denis o Chartres de una manera espontánea, había gente que ya llevaba muchos años trabajando e investigando problemas de mecánica y de equilibrio, por ejemplo tenemos el monje alemán Jordanus Nemorarius o bien el arquitecto Villard de Honnecourt. La técnica estaba a punto, sólo faltaba que alguien diera la orden de salida para poder empezar a construir catedrales. El pueblo es fácilmente influenciable y con cuatro milagros bien orquestados por obispos franceses hubo suficiente.
Uno de los principales problemas que tenían los prelados era evidentemente el económico, financiar una catedral no es mas barato. Es cierto que los "milagros" y las "reliquias de santos" ayudaron mucho pero no lo suficiente. Durante la primera etapa de la Orden del Temple que coincide con las primeras cruzadas, era muy fácil llevar hacia aquí inmensas cantidades de bienes confiscados a los sarracenos, no hablamos de incursiones realizadas contra cuatro desgraciados de algún pueblo perdido en medio del desierto. Hablamos de saqueos fabulosos hechos en los palacios de príncipes y nobles árabes. Estos bienes cuando llegaban a Europa multiplicaban su valor de forma exponencial en subastas que el clero organizaba entre sus fieles para hinchar sus arcas y continuar las obras de sus catedrales. A la larga esta tendencia cambió. En la segunda etapa de las cruzadas o de los Templarios, eran las encomiendas europeas quién debía financiar a sus hombres en Oriente.
Muchos obispos querían ser recordados por "su" catedral, por ejemplo: el obispo Mauricio y la catedral de Burgos, el prelado se había paseado por media Europa para ir a buscar la que debía de ser la esposa del rey Fernando III y tuvo la oportunidad de ver diferentes catedrales y hablar con diferentes obispos. Estos sabían que no verían su catedral terminada y tampoco les importaba mucho, mientras el presbiterio o el coro hasta el transepto, estuviera acabado y el obispo pudiera celebrar la primera misa, les bastaba, los que vengan ya lo acabarán. Si un obispo no había podido empezar o bendecir una catedral al lado del rey. ¿Qué interés podía tener en su continuación? Por eso las construcciones eclesiásticas se eternizan y en cambio las construcciones militares como castillos, el ritmo de construcción era muy alto y rápido para asegurar tierras conquistadas o proteger propiedades.
El gótico mediterráneo se desmarca del francés en cuanto que su principal objetivo es buscar la máxima anchura de la nave central y poca diferencia de alturas con las naves laterales, además son bastante cortas. Es lo que denominamos "planta de salón". Se considera que nuestro gótico esta influido por la herencia del próximo oriente; grandes naves, austeridad de líneas, poca decoración. Una iglesia gótica francesa puede llegar a doblar en longitud a una iglesia gótica catalana, pero en Cataluña con el esfuerzo económico de la reconquista de tierras a los árabes y el hecho de no encontrarse en el centro del camino de Santiago, los recursos que podían dedicarse a la construcción eran muy limitados. Hay documentado un caso muy esclarecedor de cómo los peregrinos ayudaban a financiar Santiago: Cuando estos pasaban por Triacastela cogían sillares de la cantera y los llevaban hasta la obra. Una "penitencia" que iba francamente bien, ya que el transporte de piedra es una partida presupuestaria muy importante del coste de una iglesia.
Un tema quizás no muy conocido dentro de la arquitectura gótica es la escolástica. Erwin Panofsky dio por Diciembre del 1948 en Harvard, una conferencia dentro del ciclo "Wimmer Lectures". De esta conferencia salió un pequeño y muy interesante libro que contiene fotos anteriores a la segunda guerra mundial y otros dibujos. En pocas palabras podríamos definir la escolástica como un movimiento teológico y filosófico (Platón, Aristóteles) que utiliza la filosofía mediterránea (moros, judíos y cristianos) para comprender mejor Dios. El principal objetivo de aquellos pensadores estaba en conciliar fe y razón. Panofsky después de introducirnos con unas palabras de San Agustín: "La doctrina sagrada hace uso de la razón humana, no para probar la fe, sino para manifestar lo explicitado en la doctrina", nos presenta unos principios que debe cumplir la escolástica:
  • "La manifestación". Consiste en elucidar (clarificar, manifestar) la fe mediante la razón. Aquella gente necesitaba una fe más clara mediante la razón y una razón más clara mediante la imaginación.

  • "La organización". Era la división por niveles lógicos de un todo en partes y partes de partes. En la arquitectura gótica tuvo mucho papel, por ejemplo: el "todo" es toda la iglesia (ábside, nave y pies), las "partes de partes" podrían ser los tramos que engloban nave central y laterales, dentro de esta división podríamos continuar por las columnas o los ventanales hasta las macollas de los pináculos. Es decir, crear un auténtico organigrama jerárquico que ocuparía un buen número de páginas a partir de una totalidad (iglesia).

  • "Claridad y fuerza deductiva" Para evitar que la complejidad del punto anterior entre en conflicto con lo que queremos manifestar, es necesaria la claridad. Así tenemos que los elementos que pueden formar una "totalidad" deben ser fácilmente identificables para poderlos separar unos de otros, hasta el punto que podamos llegar a deducir la organización completa de un edificio del estudio de la sección de un pilar.
Finalmente como resumen de todo lo que hemos leído, podemos decir que el arte gótico es un estilo constructivo:
  • con una cubierta con bóveda de ojivas

  • que va sostenida por nervios y arcos torales,

  • los empujes se equilibran con los arcos botareles

  • que transmiten al suelo las respectivas cargas mediante los contrafuertes

  • y permiten abrir los característicos ventanales en los muros.
Con todo esto podemos ver un reconocimiento público del poder del dinero a las emergentes ciudades medievales.