El Templo Gótico

La obsesión cristiana de almacenar reliquias de santos, viene de lejos. Isis diosa negra egipcia venerada como dignidad solar, hija de Gheb y Nut, dioses respectivamente de la tierra y el cielo, era la esposa de su hermano Osiris. Este reinaba pacíficamente Egipto y fue muerto por otro hermano suyo llamado Set, que lo descuartizó y arrojó los pedazos al río. Isis fue a recoger los pedazos de su esposo y hermano y fue construyendo un templo en cada lugar donde había encontrado un trozo. Después quiso recomponer el cuerpo, pero no pudo completarlo del todo, lo que no encontró era precisamente el pedazo más importante para garantizar la reproducción, esto no fue ningún obstáculo. Isis reprodujo el pene con barro, después ella se convirtió en milano hembra (de la familia de los halcones), movió las alas y un aliento divino penetró en ella y quedó en estado, de esta unión más divina que física nació su hijo Horus.
Si no se indica la fuente, todas las fotos y planos son de Jaume Espinalt
Ya en tiempos de Alfonso II el Casto (760-842), en Oviedo disponían de dos importantes piezas que debían convertirse con el tiempo, en el módulo arquitectónico de todas las iglesias asturianas y cuatrocientos años más tarde, se aprovechó para determinar la estructura de los edificios góticos. Son El Arca Santa de las Reliquias y la Cruz de la Victoria. Existen diferentes leyendas sobre el origen, el contenido y la llegada de esta Arca en Asturias que ahora no vienen al caso. De reliquias hay muy estrafalarias, por ejemplo, en Malcom Barber nos dice que los templarios hicieron una cruz a partir de una bañera (
de madera) de Jesús, en Malvert nos dice que se ha conservado un trozo de ventana por donde entró el ángel Gabriel para la Anunciación de la Virgen; "maná" que cayó del cielo en la huida de Egipto; un dedo del Espíritu Santo, etc. La lipsanología es la rama de la arqueología sagrada que estudia las reliquias de los santos para determinar si son auténticas o falsas. El tema era muy importante y no hace falta decir que la picaresca jugó un buen papel. Han hecho pasar por reliquias de santos a un puñado de huesos de algún perro muerto y abandonado o sacos llenos de huesos sacados de cualquier cementerio sin el menor escrúpulo. Y más de una vez con la aquiescencia de algún obispo ladino, si con la compra de un puñado de huesos atribuidos a algún santo "milagrero" podía aumentar los ingresos para embellecer su catedral. Se considera que no llega al 10% las reliquias auténticas de santos que han llegado a nuestros días. Una de las fuentes de ingresos de los Templarios fue precisamente la venta de "leche de la Virgen", en definitiva lo que venían era frascos de Galactita pasada por el mortero y remojada.
De todas formas dice san Alfonso de Ligorio (siglo XVII - Opera Dogmática) sobre la veneración que se debe a alguna reliquia que no sea verdadera: "la intención es honrar al Santo a quien se supone que pertenece, pues al venerar las Reliquias siempre lo hacemos con la tácita condición de que son verdaderas”.
Es una suerte saber que siempre que se ha querido construir un templo en honor a Dios, ha sido él mismo quien ha explicado cómo hacerlo. Podemos verlo con varios ejemplos:
  • Dios explica a Noe como hacer el arca o nave. 
  • Dios elige a los arquitectos Besalel y Oliab y les explica cómo deben construir el Arca de la Alianza. 
  • Dios explica a Salomón como quiere que sea su templo. 
  • Dios explica en un sueño a Ezequiel como quiere que le vuelvan a construir su Templo.
Considero interesante sintetizar algunos tópicos que debemos saber encontrar en cualquier catedral, antes de entrar en materia para facilitar su lectura.
  • Ankh (cruz ansada).- Cruz con el palo superior en forma de asa. Originaria de Egipto va a las tierras celtas y se incorpora a la tradición druídica. Hay quien lo ve al revés y piensa que podría ser de origen celta y que se incorporó a la tradición egipcia. Representa el símbolo de la vitalidad y para los cristianos la resurrección. Para las iglesias góticas es el deambulatorio. 
  • Crismón en los gabletes.- Figuras escultóricas que parecen una rueda de carro con seis u ocho radios, pueden llevar las letras griegas alfa y omega. Para los constructores representaba una certificación de calidad de obra (norma ISO de la época), por la iglesia representaba Cristo. 
  • Cruz de las 8 beatitudes.- Máximo exponente criptográfico del Temple, plenamente desarrollado en los ábsides de los edificios que veremos. 
  • Disimetría pitagórica de la nave.- Teorías pitagóricas afirmaban que la simetría aplicada al eje de la nave (línea recta) es muerte y la disimetría (segmento de arco aplicado al eje de la nave) vida. Así el altar lugar de conocimientos y la nave lugar de fe y de creencias no se unen a través de una línea recta, sino de un segmento de arco que podríamos medir. 
  • Dos torres en la fachada principal.- Indica el paso, el acceso que había que franquear y que llevaba de la muerte a la vida, de poniente a levante. Viene de la época egipcia y se relaciona con el culto al dios Sol. 
  • Estrella de 5 puntas.- En escultura: es el ángulo de apertura de las piernas de la Virgen del tímpano románico, del Pentagrama estrellado y de la cruz del Temple, en planta: de la separación radial de las capillas del ábside, en alzado: de la luz entre columnas de la nave, etc. 
  • Estrella de 6 puntas.- Símbolo masónico por excelencia, equivale a un doble triángulo invertido. Simbolizaría el cielo que baja a la tierra y la tierra que sube a buscar el cielo. Situada en el muro del lado Sur, era el punto habitual de encuentro de los albañiles, lugar donde se reunían, comían, preparaban y organizaban sus tareas, etc., Estaba situado a mediodía, el lugar más cálido en los fríos días de invierno. Elemento geométrico imprescindible para poder distribuir con seguridad las columnas en la nave de las iglesias (lo veremos más adelante) 
  • Estrella de 7 puntas.- Distribución de capillas radiales en diferentes edificios, en el alzado de la iglesia del Mar, aporta información sobre anchura de nave y diversos elementos como contrafuertes, etc. 
  • Yuxtaposición cruz - arca.- Elementos visigóticos astures, fueron adoptados por los constructores góticos como módulo de cálculo de la estructura de los edificios. 
  • Torre de los vientos.- Inicialmente era un edificio astronómico, después fue una torre poligonal con cuatro aberturas una en cada punto cardinal (en Manresa sería el “cargol de Sant Pere”). 
  • Módulo del Templo de Salomón.- rectángulo que mide 20 VA de ancho por 40 VA de largo y tiene una superficie equivalente a 537.92 m2. 
  • Número de Oro.- Numero sagrado, relación entre la diagonal y el lado de un Pentagrama estrellado. 
  • Octógono regular.- Polígono de 8 lados elaborado a partir de la cruz de las 8 beatitudes. Representa la sublimación de la tierra que se interpreta en forma cuadrada, con el cielo que se representa en forma de círculo. También hay quien lo denomina como la "cuadratura del círculo". 
  • Orientación especial del ábside.- Hacia donde nace el sol el día dedicado a las madres de Dios. Viene de épocas paganas. 
  • Pozo bajo el presbiterio.- Relacionado con la sabia de la tierra, corrientes druidas y con los cuatro ríos del Paraíso. Normalmente es tan alto el edificio como fondo es el pozo, así sucede tanto en Chartres como en Manresa. 
  • Relaciones con Cheops, Luxor y Chartres.- Todas las iglesias góticas toman por modelo Chartres y ésta se fija con Jerusalén, que es un reflejo de Luxor y Cheops. 
  • Pozo bajo el presbiterio.- Relacionado con la sabia de la tierra, corrientes druidas y con los cuatro ríos del Paraíso. Normalmente es tan alto el edificio como fondo es el pozo, así sucede tanto en Chartres como en Manresa.
De esta selección de características técnicas de las iglesias góticas que deberíamos saber encontrar en la mayoría de edificios europeos habrá de todo, alguna tendrá más evidencias templarías o masónicas, otras más evidencias católico - romanas, etc. y alguna que no la sabremos ver por ninguna parte. Hay que tener en cuenta las modificaciones posteriores en la época de la construcción por ejemplo: Castelló d'Empúries tiene unos pies de columna con simbología esculpida, que otras iglesias no tendrán, pero no podemos asegurar que no lo hubieran tenido antes de alguna modificación del pavimento.

A todo ello aún hay que añadir según el
Psalterium Glossatum:
  • Los fundamentos de la iglesia: la Fe 
  • Su altura: la Esperanza (ya quien ve la Soberbia) 
  • Su anchura: la Caridad 
  • y finalmente su longitud: la Perseverancia.
Ni que decir tiene que las envidias entre obispos y señores feudales de diferentes regiones tenían mucho que ver con las medidas del edificio; podríamos decir que estaban más cerca de la prepotencia humana que de la doctrina de Jesús. Uno de los mejores ejemplos documentados lo encontraríamos en la forma de interpretar las ornamentaciones de las iglesias con una gran ostentación y manifestación del poder económico según lo veía el abad Suger de Saint Denis, frente a la austeridad que el abad Bernardo de Claraval pretendía para la orden del Cister. Este Orden tenía como referente para sus conventos lo que podríamos llamar "estilo románico", es decir basílicas de tres naves con bóveda de cañón para la nave principal arista para las laterales; los mendicantes, con la manía de poder llegar mejor al pueblo, necesitaban construir las iglesias más anchas y la bóveda de cañón no les servía, introdujeron el arco diafragma que les permitía cubrir espacios más amplios, finalmente con el gótico y el arco de crucería se fusionó todo y surgieron las primeras iglesias y catedrales de tres naves. Otra de estas reminiscencias románicas lo encontramos en los tramos cuadrados (el Mar, Cervera, Valencia, etc.) Elementos como galerías o triforios, transeptos o atrios, tienden a desaparecer en el nuevo estilo y finalmente los nuevos soportes estructurales permiten introducir un buen número de capillas laterales y además, elevar las naves laterales casi hasta donde la prudencia les aconseja y obtener de esta manera, la sensación de planta de salón que configurará definitivamente el gótico . El gótico seguía evolucionando y de las tres naves se pasa a la nave única con capillas laterales. Es en Manresa donde encontramos mejor reflejado este espíritu de cambio con su iglesia tan ambivalente que se la puede ver de una nave o de tres naves, en cambio la iglesia del Pi en Barcelona, es descaradamente de una nave. También hay dudas en programas arquitectónicos consolidados como es por ejemplo Girona, que empieza con tres naves y termina con una sola.
Sería conveniente hablar un poco mas de los constructores góticos. De principio sabemos que para aquella gente, no era importante quien hacía la obra sino para la gloria de quien se hacía. Entre los agremiados no era bien visto glorificar el nombre del artista, ni su vida privada. Incluso se cambiaban el nombre. No había artistas, sólo “Companys”, personas que Comparten el pan y son hábiles en el trabajo. Tanto es así que ni siquiera se conoce el autor del proyecto de la Catedral de Barcelona iniciada el 1 de Mayo del 1298, eso sí, se conoce perfectamente el nombre del obispo: Bernat Pelegrí y el del rey: Jaume II. No podemos pasar por alto una cierta vanidad que encontramos en algunos arquitectos o pintores que se han esculpido o pintado en un lugar u otro; en Hugues Libergier de la catedral de Reims tiene su propia losa funeraria, en Hans von Burghausen de Baviera su busto esculpido en una ménsula cerca del presbiterio.
Había tres grandes grupos de cofrades:
  • "Los hijos del Padre Soubise", especializados en las construcciones románicas. Procedían de las órdenes benedictinas. 
  • "Los Hijos del Maestro Jacques", que trabajaban el gótico en un área geográfica que cubría el sur de Francia, Cataluña y todo el camino de Santiago (el Mayor). Se consideraban discípulos de Santiago (el Menor). No es por casualidad que la Virgen de Zaragoza, esté encima de un "pilar" 
  • "Los Hijos de Salomón", construían gótico y tuvieron que pasar a la clandestinidad después de la derrota de la Orden del Temple o afiliarse a otras cofradías.
Los gremios tenían sus propios estatutos y unas estrictas normas de recepción e iniciación de aprendices y transmitían secretamente sus conocimientos que venían de la época de mayor esplendor de Egipto. La preparación constaba de una parte de trabajo de campo y de una parte intelectual o de iniciación. Las clases teóricas consistían al menos en la interpretación de toda la simbología arquitectónica, la numerología y geometría pitagórica, euclidiana, etc. y la cabalística aplicada al mundo de la construcción. El trabajo de campo consistía en un largo peregrinaje por diferentes lugares donde entraban en contacto con otros gremios, habían de trabajar con diferentes maestros, adquirir nuevos conocimientos y asimilar obras comenzadas por otros compañeros.
En muchos casos había que arrodillarse y mostrar la rodilla izquierda formando un ángulo de 90 º para recordar continuamente que el hombre lleva en sí mismo el ángulo de equidad de Pitágoras. Dentro de los monasterios, con su habitual tranquilidad, se podía generar un ambiente de trabajo donde se podían enseñar y desarrollar todo tipo de técnicas artesanales. Cluny, Citeaux y otras abadías fueron muy generosas con los constructores, como años antes lo habían sido los benedictinos con los constructores de románico.
Había tres grandes grupos: los Aprendices, los Compañeros y Maestros. El ritual de elevación de Company a Maestro era el más complejo, pues en cierta forma imitaba la muerte del arquitecto Hiram (Templo de Jerusalén) y su resurrección, más bien transmutación (Druidas Celtas).
En época de Berenguer (siglo XIV), muchos de los símbolos que se habían incorporado a la arquitectura religiosa a partir del siglo X, ya iban quedando obsoletos, él por influencia de sus maestros, incorporó todavía un buen puñado en Manresa, aunque sus continuadores ya no los mantuvieron. Por aquella época ya había empezado la competitividad industrial, ya se valoraba quien lo hacía más grande o quién era más atrevido. Quizás aquellas pretensiones nos han llevado los problemas estructurales que padecemos.
El trabajo de construcción o restauración de edificios monumentales, no siempre es un trabajo agradable, ni para el maestro de obra ni para los operarios. La siguiente foto nos muestra como hay veces que tienes que trabajar sobre un andamio a 30 metros de la calle y con un palmo de nieve. La foto (tomada por el autor en la Seu de Manresa) podría haber sido efectuada 700 años atrás, el único cambio que apreciaríamos es que los andamios serían de madera.Los actuales andamios de aluminio que podemos observar en todas las obras y que nos permiten trabajar con plena seguridad en cualquier altura no siempre han sido iguales. No hace demasiados años todavía introducían unas "antenas verticales" (vigas de madera) dentro de unas botas de vino viejas y llenas de arena (años más tarde sustituyeron las botas de madera por bidones de plancha de 250 litros) después ponían otros palos atados con cuerdas hasta que tenían una altura que difícilmente sobrepasaba los diez metros. Para poder caminar y trabajar por los andamios ataban en medio de los palos unos tablones de madera, todo ello perjudicaba el andamio ya que lo cargaban de mucho peso. En lugares más altos donde no llegaban con las "antenas" como pueden ser por ejemplo cualquiera de los edificios que estamos comentando, a medida que subían paredes dejaban unos agujeros que atravesaban el paramento - que aún hoy día podemos ver en muchos lugares, el hecho que no los taparan cuando desmontaban el andamio era para asegurarse una rápida instalación en caso de mantenimiento - y por allí hacían pasar vigas de madera que sostenían con tornapuntas desde los dos lados y podían instalar sobre él una plataforma de trabajo.

Las antiguas plataformas eran mucho más ligeras que las hechas con tablones de madera pero más peligrosas. Para hacernos una idea gráfica de cómo eran las plataformas góticas imaginemos un "Makisu" (es esa especie de alfombra hecha con palillos que se puede enrollar donde sirven la comida japonesa) que podría tener una anchura de 1 / 4 de CD (70 cm.) y una longitud de 1 / 2 CD (1.40 metros), hecho con bastones delgados y trenzado con cuerdas (venía a ser una especie de encañizado), también lo enrollaban y lo podían transportar fácilmente de un lugar a otro. Ponían unos palos atravesados por debajo y extendían la alfombra encima. El problema es que podía caer una piedra desde una cierta altura y dañarlo, las cuerdas también se podían estropear o los bastones romperse de viejos, humedad o golpes. Todo ello provocaba accidentes.Reconstrucción de un contrafuerte de la Seu de Manresa. (Colocación de una macolla en lo alto de un pináculo) Obsérvese la respetable altura que hay hasta la carretera y el río (más de 60 metros). La inmortal cuerda y polea (en primer término) contrastan con las medidas de seguridad que proporcionan los actuales andamios de aluminio.

En esta maqueta podemos ver como una piedra ha roto la plataforma y un obrero lo contempla.