La Sèquia (acequia) de Manresa: Agua y sol.

La fotografía muestra un tramo de la acequia manresana cerca del parque de l'Agulla, se corresponde con el tramo en rojo que podemos ver en el montaje fotográfico siguiente (la fotografía fue obtenida de Google Maps y se ha modificado para poder explicarla mejor) la imagen se ha capturado desde abajo, en diagonal y de derecha a izquierda. El recorrido de la acequia lo encontramos al lado del camino y es fácil seguirlo hasta la parte superior de la fotografía. Podemos observar que estamos en un terreno muy llano y podríamos pensar que el recorrido más idóneo (ahorro de tiempo, dinero, etc.) lo obtendríamos si siguiéramos el recorrido propuesto en azul entre los puntos superior e inferior del montaje.
Se que es muy fácil decirlo cuando ves fotografías tomadas desde satélites y a seis siglos de distancia. No obstante, parece que como mínimo habrían podido trazar una línea más recta en el tramo en color rojo.
Entonces, ¿Porque lo hacían así?
Para empezar debían obtener permisos de los propietarios de los terrenos por donde pensaban hacer pasar la acequia, no siempre era fácil y aún era mucho más complicado si los terrenos eran de propiedad episcopal. De todos modos contar con el apoyo del rey siempre ayudaba.
La acequia fue construida para llevar agua a la ciudad de Manresa a partir de una prolongada sequía, pero sus ciudadanos no eran ni mucho menos sus principales beneficiarios. La acequia toma el agua del río Llobregat en Balsareny a más de 26 km. de distancia, este río continua hacia Sallent, el Pont de Vilomara i Sant Vicenç de Castellet, pasa lejos de Manresa. En cambio el río Cardener pasa perfectamente por Manresa y era mucho más económico coger el agua de este río que la del Llobregat.
Los técnicos argumentaron que el caudal del Cardener era muy inferior comparado con el del Llobregat, pero el motivo principal era que su agua era mucho más salada (recordemos las minas de sal de Cardona). Este punto ya nos da una pista, hemos comentado que los ciudadanos de Manresa a pesar de la sequía que padecían no eran los principales beneficiarios del agua, tampoco los ganaderos o agricultores.
¿Quienes eran los principales beneficiarios? Sencillamente, la naciente industria manresana, un lobby que llamamos hoy o grupo de presión, que necesitaba mucha agua para sus fábricas y la que venía de Cardona no tenia la suficientemente calidad para satisfacer sus necesidades.
Una cosa es la calidad del agua y otra cosa son las curvas que hace la acequia para llegar a Manresa con el sobre coste añadido, la industria no necesitaba un recorrido tan largo y costoso para llevar el agua a sus fábricas pero tuvieron de claudicar.
El agua tarda unas 18 horas para ir de Balsareny a Manresa, su caudal no circula ni a medio metro por segundo pero con esta velocidad se aseguraban una máxima exposición del agua al Sol.
Muchas enfermedades (bacterias, virus, parásitos, etc.) se podían transmitir a través del agua y era conveniente purificarla antes de ponerla a disposición de la población. El Sol es un potente antibacteriano natural y cuanto más tiempo este el agua bajo sus rayos mejor calidad tendrá. Los efectos de la radiación UV asociados a la radiación infrarroja procedentes del Sol ya eran conocidos desde hacía siglos, aun hoy la exposición solar es perfectamente válida para purificar el agua en muchos países en guerra, esta técnica es utilizada por la OMS con el nombre de método SODIS (SOlar water DISinfection)

Al final el hecho de escoger un recorrido mucho más largo y costoso resultó más económico al gobierno de la ciudad.